NOTICIA VERDADERA

El lavado con agua de mar es la primera medida si nos pica una carabela portuguesa

NOTICIA FALSA

Avistada en las costas de Valencia la medusa más peligrosa del mundo, la carabela portuguesa


Jesús Ignacio Catalá Gorgues, 
profesor de Historia de la Ciencia y zoólogo, responde.

VERDADERA
El lavado con agua de mar es la primera medida si nos pica una carabela portuguesa

Prácticamente lo único que puede hacer quien no es experto para ayudar a una persona que ha sufrido una picadura de carabela portuguesa o de otros cnidarios es lavarle, sin frotar, la zona afectada con agua salada. De ese modo logrará eliminar una parte de la sustancia urticante. Si utilizara agua dulce, el cambio de presión en las membranas de las células urticantes provocaría un estallido y un vertido suplementario, lo que empeoraría los síntomas.

En todo caso, lo mejor es requerir asistencia médica cuanto antes. Las grandes y más concurridas playas de nuestro litoral cuentan con postas sanitarias que conocen perfectamente los protocolos que se deben seguir. Si estuviéramos, sin embargo, en una zona sin tal tipo de servicio, debemos evacuar al paciente al centro de salud más próximo sin demora, o bien solicitar un traslado si no tenemos vehículo a nuestra disposición. Quien preste los primeros auxilios debe llevar cuidado consigo mismo y evitar cualquier contacto directo con la zona afectada, pues los restos tentaculares pueden reproducir el efecto urticante. Del mismo modo, no hay que tocar jamás una carabela portuguesa o cualquier otro cnidario que encontremos varado.

FALSA
Avistada en las costas de Valencia la medusa más peligrosa del mundo, la carabela portuguesa

El titular contiene dos aspectos falsos.

El primero se refiere a considerar que la carabela portuguesa (Physalia physalis) es una medusa. El término «medusa» no hace referencia a un agrupamiento taxonómico, es decir, a un grupo de seres vivos en una clasificación, sino a una fase de desarrollo en las especies que pertenecen al phylum de los cnidarios (esto sí es un agrupamiento taxonómico). Muchas especies de cnidarios pasan por dos fases de desarrollo principales, llamadas pólipo y medusa. Antes de ser una medusa que va flotando libremente en el mar y que se reproduce sexualmente, estos animales han vivido fijos a un sustrato en forma de pólipo, con reproducción asexual. Esta norma general, en todo caso, no es universal en todos los cnidarios, hasta el extremo de que hay especies en que predomina una u otra fase de forma exclusiva. Pues bien, la carabela portuguesa es una colonia de pólipos especializados. En fin, que no es un animal individual, sino más bien una comuna con división del trabajo. Y aunque la comuna flota libremente como si fuera una medusa (gracias a esa especie de bolsa inflada, el neumatóforo), en realidad los individuos que la forman son pólipos; algunos de ellos, los dactilozoides, son los responsables de la temible picadura que caracteriza a la carabela.

Y aquí entramos en el segundo aspecto de falsedad, bastante menos técnico. Ni mucho menos la carabela portuguesa es el cnidario más peligroso del mundo. Le exceden en potencia venenosa, entre otros, las cubomedusas de la Gran Barrera de Coral de Australia y de otras zonas del Pacífico, que pueden provocar incluso la muerte de personas adultas, aunque la mayoría de lances fatales se dan en niños. Las cubomedusas son muy raras en el Mediterráneo, aunque en torno a 2010 fueron detectadas en algunos puntos de nuestras costas. Afortunadamente, la especie en cuestión no es tan peligrosa como sus parientes australianos, pero no deja de producir una picadura muy dolorosa. En realidad, es más peligrosa que la carabela porque a la potencia comparable de su veneno, une el hecho de que es pequeña, casi transparente y prácticamente incolora, por lo cual es mucho más difícil de avistar cuando estamos tomando un baño.