No cuidar los dientes de leche puede afectar la dentición definitiva

La Dra. Cristina Ribes, Vicedecana del Grado de Odontología de la Universidad CEU Cardenal Herrera, responde.

Los dientes de leche suelen erupcionar entre los 6 meses de vida y los 3 años y forman la dentición temporal o decidua que está formada por 20 dientes, diez en el maxilar y diez en la mandíbula (4 incisivos, 2 caninos y 4 molares en cada arcada). Los dientes que primero salen son los incisivos centrales inferiores y, son también los primeros que los niños recambian alrededor de los 6 años.

Entre los 6 y los 12 años conviven en la boca dientes de leche y dientes permanentes en la llamada dentición mixta, aunque la edad puede variar en cada niño. La dentición definitiva está compuesta por 32 dientes.

La estructura de los dientes de leche no es igual que la de los dientes permanentes de ahí que su color sea más blanco que el de los dientes definitivos.

La dentición temporal está relacionada con el correcto desarrollo de la dentición permanente e influye en el crecimiento de los maxilares por eso es muy importante empezar a cuidar los dientes desde el mismo momento en que comienzan a erupcionar.

Los dientes de leche intervienen en la masticación, la fonación y las relaciones sociales de los niños. Las caries pueden producir dolor e infecciones y, si no se intervienen a tiempo, podrían afectar a los dientes definitivos y conllevar la pérdida del diente. Cada diente deciduo debe ser sustituido por un diente permanente y si se pierde antes del momento adecuado se retrasa la erupción del nuevo diente y pueden aparecer malposiciones, alterando la estética de la boca del niño, e impidiendo que pueda comer, e incluso, hablar adecuadamente.

Para cuidar los dientes infantiles es necesario realizar una correcta higiene bucal, llevar una dieta equilibrada y no abusar de los alimentos azucarados. Debemos limpiar los dientes desde que comienzan a salir con un cepillo de bebés o con una gasa. Es interesante dejar que el niño se familiarice con el cepillo y se involucre en la tarea de limpiarse los dientes desde una edad temprana pero hasta que adquiera la destreza adecuada es necesario que supervisemos su higiene oral. Existen cepillos diseñados para cada etapa del crecimiento y pastas dentales adecuadas para cada edad.

También es importante evitar o corregir algunos hábitos como chuparse el dedo, usar chupete, beber en biberón, sobre todo después de los 2 años, ya que pueden intervenir en el crecimiento óseo correcto y derivar en una posición incorrecta de los dientes.