Comer patatas fritas hace crecer el pelo

Fleshly baked potato sticks move along on a conveyor belt into the packaging area to be bagged at the Jones Potato Chip Co. production facility in Mansfield, Ohio, U.S., on Thursday, Sept. 25, 2014. The U.S. Census Bureau is scheduled to release factory orders figures on Oct. 2. Photographer: Ty Wright/Bloomberg

Como lo leen. Las patatas fritas que se sirven en una cadena de hamburgueserías que está implantada en todo el mundo son una solución perfecta para la alopecia. Vamos que comer patatas fritas durante un período de unos 6 meses permitirá que nos crezca el cabello en seguida. Así al menos se ha publicado esta noticia, falsa en la mayor parte de sus componentes, en diversos periódicos nacionales y se ha difundido en varias televisiones de España.
Esta fake news que fue analizada en otros medios de comunicación como ejemplo de mala praxis periodística, tuvo un gran éxito en su reproducción en las redes sociales y en diversos medios en papel y digitales porque está apoyada en dos elementos fundamentales: la protagonista indirecta es una marca líder en todo el mundo y venía respaldado por un estudio científico-médico publicado en una prestigiosa universidad de Japón.
Como buena noticia falsa o rumor falso, que corre por las redes sociales e internet, siempre hay alguna cosa cierta en lo que se dice. En este caso es cierto que un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Yokohama han conseguido cultivar «in vitro» folículos pilosos, que una vez injertados en ratones han cuajado y han hecho que les crecieran pelo a estos animales. En este caso, lo más novedoso es que uno de los elementos que había facilitado la germinación de estos folículos es el «dimetilpolisiloxano», un derivado de la silicona.
Este compuesto químico lo utilizan las grandes compañías de establecimientos de comida rápida estadounidenses para evitar que sus alimentos congelados provoquen mucha espuma cuando los lanzas a la freidora. Evita salpicaduras y quemaduras a sus empleados. De hecho, es muy habitual en la industria alimentaria y en la cosmética.
La conexión periodística, creada en aras del titular más fácil pero también más falso, fue ligar cadenas de hamburgueserías con patatas fritas y remedio para curar la alopecia. Y ahí funcionó a toda velocidad en internet y en las redes sociales.
Rápidamente se concluyó que comer muchas patatas fritas de las que acompañan los menús de las cadenas de comida rápida permitiría al cabo de poco tiempo lucir una voluminosa melena. Y esto es falso pero además podría tener consecuencias muy negativas para la salud del consumidor como el incremento del colesterol, de la obesidad y de las grasas en el hígado en la persona que abusara de estos fritos.
Lógicamente también hubo mucho debate en las redes sociales, con intervención de nutricionistas e incluso médicos, que censuraban esta noticia y que la tachaban abiertamente de mentira.
El debate de fondo es que conviene ir a la fuente original, al documento de inicio, para no incurrir en una falsa noticia. Es decir, si se analiza la investigación desarrollada por los científicos japoneses se observa que el calado del hallazgo está claro y que podría ser una solución contra la alopecia a medio plazo. Pero de ahí a unirlo con las patatas de las hamburgueserías va mucho trecho. Es una ocurrencia absurda.

Compartir